Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe

    » Camino de Santiago » Madrid Capital » Ruta de los Palacios y Monasterios » Ruta de los Puentes

Hermandad del Santísimo Cristo de la Fe

La Cofradía del Silencio del Santísimo Cristo de la Fe y Hermandad de Cruzados de la Fe, renace en el año 1.940 mediante la iniciativa de D. Fernando Rodríguez de Rivera y Fagoaga y con la colaboración del Prior de la Parroquia de Nuestra Sra. del Rosario de Filipinas (PP. Dominicos). El objetivo principal fue la recuperación para Madrid de los Actos Penitenciales y Procesionales de la Semana Santa, apoyado íntegramente por el Patriarca de las Indias, Monseñor D. Leopoldo Eijo y Garay.

Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe

La Sede Canónica y Social (Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe) es propiedad de la Hermandad, mediante segregación de la antigua Iglesia y Capilla y otorgando el Estado la escritura pública de Propiedad (17 de Enero de 1.974). El conjunto fue declarado Monumento Histórico-Artístico por Real Decreto del 24-7-1.981, publicado en el BOE el 30-9-1981, siendo Ministro de Cultura D. Iñigo Cavero. La finca alojó en el año 1.592 el Hospital de Incurables, agregándose en 1.610 las plazas de niños desamparados, tal como describe el historiador de la Villa Mesonero Romanos; de ahí el nombre de la calle Costanilla de los Desamparados. Fue mandada edificar bajo el reinado de Felipe IV y en la actualidad se conservan la Capilla Barroca (recientemente restaurada), la rejería, una vidriera, el Altar Mayor, que fue restaurado en el año 1999 y las antiguas puertas, también restauradas recientemente.

Las obras de rehabilitación y restauración realizadas han sido financiadas única y exclusivamente con los recursos que genera la Hermandad, así como mediante distintas colaboraciones particulares, no recibiendo ningún tipo de subvención de Organismos Estatales, Autonómicos o Locales.

Descendimiento del Santísimo Cristo de la Fe (Miércoles Santo)

Como preludio del Viernes Santo, la Cofradía del Silencio del Santísimo Cristo de la Fe y Hermandad de Cruzados de la Fe, retomando una tradición del siglo pasado, lleva a cabo cada Miércoles Santo el Solemne Descendimiento del Santísimo Cristo de la Fe para su posterior colocación en el paso procesional.

Este acto se venía realizando, hasta hace escasos años, únicamente ante la presencia de los hermanos. Sin embargo, ante las innumerables muestras de fe y cariño por parte de la gente de Madrid, la Hermandad decidió realizar dicho acto abriendo las puertas de su Iglesia. Esto ha permitido que innumerables fieles se acerquen cada Miércoles Santo a contemplar tan emotivo acto.

La imagen del Santísimo Cristo de la Fe es desprendida de la cruz por los anderos que el Viernes Santo la portarán a hombros en la Procesión del Silencio, siendo éste un momento especialmente complejo por la altura a la que se encuentra y el peso de la talla. Para ello utilizan dos escaleras y un sudario. Posteriormente, cuatro anderos procesionan con la imagen del Señor sobre sus hombros por el interior de la Iglesia, finalizando el acto con un besapié.

Una vez concluido tan hermoso acto, los fieles que asisten al mismo abandonan la iglesia para que, en la más estricta intimidad, la Hermandad proceda al montaje de los pasos que estarán expuestos al público en la tarde del Jueves Santo y la mañana del Viernes Santo. En este periodo de tiempo, la Hermandad recibe la visita de representantes de otras Hermandades y Cofradías de Madrid, así como de gran cantidad de fieles que depositan ramos de flores al pie de los pasos.

Procesión del Silencio (Viernes Santo)

La Procesión del Silencio, que lleva recorriendo las calles de Madrid cada Viernes Santo desde el año 1941, fue la más emotiva y tradicional de todas las celebradas en la capital de España.

En ella participaban la práctica totalidad de las Hermandades y Cofradías de la capital, que se juntaban a las once de la noche en la Puerta del Sol para dar comienzo a la misma. Dicha Procesión llegó a estar constituida por hasta veintiún pasos, imágenes que representaban un recorrido a lo largo de toda la Pasión de Cristo. Así, podían apreciarse tallas del Señor en la Oración en el Huerto, apresado y juzgado, momentos de la flagelación, la coronación de espinas, el Señor con la cruz a cuestas, crucificado, el desprendimiento de la cruz, Cristos yacentes, imágenes de Dolorosas…

Con el paso de los años, cada Hermandad y Cofradía fue desarrollando únicamente su propia estación de penitencia, por lo que la Procesión del Silencio pasó a estar formada únicamente por los pasos propiedad de la Cofradía del Silencio y Hermandad de Cruzados de la Fe (La Oración en el Huerto, La Flagelación y La Virgen y San Juan, del escultor Víctor González Gil, y el Santísimo Cristo de la Fe, talla del escultor valenciano José Capúz Mamano), acompañados de La Santa Biblia en andas, del paso de La Piedad (talla del siglo XVII propiedad de los Padres Dominicos) y de la Hermandad del Divino Cautivo con su imagen titular (talla de Mariano Benlliure), que participó en la Procesión del Silencio hasta el año 1991.

Durante muchos años la Procesión del Silencio tuvo que partir desde solares y otros recintos similares que albergaban a los pasos, siendo la Iglesia de San José el lugar desde el cual los nazarenos iniciaban su recorrido procesional para comenzar a acompañar a los pasos en la Puerta del Sol a las once de la noche (como siempre se había hecho).

Con el paso de los años y tras constituirse una nueva Junta de Gobierno, la misma decidió abandonar el piso de la calle Gran Vía que servía de sede social y embarcarse en la aventura de ubicarse en la iglesia propiedad de la Hermandad. Fue esto lo que hubo de provocar todos los cambios que hasta la fecha se han venido sucediendo en la Procesión del Silencio.

En los primeros años, la Cofradía tuvo que seguir saliendo a la calle en las mismas condiciones; es decir, trasladaba a la Iglesia de San José todas las túnicas, capirotes, cruces, cirios, estandartes y demás enseres utilizados en la Procesión. Posteriormente, trasladaba los pasos procesionales desde los talleres situados en la calle Legazpi al lugar desde el cual iban a partir dichos pasos en la Procesión del Silencio, para posteriormente trasladar las imágenes a dicho lugar y montar los pasos. Y, al finalizar la Procesión, el mismo procedimiento pero a la inversa. Todo esto teniendo en cuenta que la Hermandad desarrollaba su actividad en una iglesia en ruinas que, poco a poco, iba acondicionando por sus propios medios.

Además, la Cofradía afrontó un nuevo reto a petición de los vecinos del barrio en el que se ubica su Iglesia: procesionar también el Jueves Santo con el Santísimo Cristo de la Fe por las calles aledañas.

Y de esta manera, poco a poco, la Cofradía consiguió cumplir uno de sus deseos: conseguir iniciar la Procesión del Silencio desde su propia iglesia. Pero siempre manteniendo la Puerta del Sol como cita obligada con el pueblo de Madrid a las once de la noche.

Y así fue hasta que, por causas ajenas a la Hermandad, la Procesión del Silencio tuvo que eliminar la Puerta del Sol de su recorrido procesional, pasando a ser dicho recorrido el siguiente: Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe, Plaza de Antón Martín, Plaza de Matute, calle Huertas, Plaza del Ángel, Plaza de Jacinto Benavente, calle de la Bolsa, calle Imperial, calle Toledo, Plaza Mayor, calle Gerona, Plaza de las Provincias, calle Atocha, Plaza de Antón Martín e Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe.

Para la Semana Santa de 2007 se produce un nuevo cambio en el recorrido –con el deseo de que sea ya definitivo—, pasando a discurrir éste por las calles aledañas a la Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe, en el incomparable marco del Barrio de las Letras. Dicho recorrido es: Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe, calle Atocha, Plaza de Antón Martín, Plaza de Matute, calle Huertas, Plaza de Santa Ana, calle Prado, calle Echegaray, calle Huertas, calle León, calle Lope de Vega (estación de penitencia en el convento de las Trinitarias), Costanilla de las Trinitarias, calle Huertas, Costanilla de los Desamparados y entrada en la Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe.

Durante estos últimos años, la Hermandad hizo un enorme esfuerzo para realizar un sueño: portar a hombros, en un paso de andas, al Santísimo Cristo de la Fe. Para ello hubo de seguir realizando obras de rehabilitación y acondicionamiento de la iglesia, como fueron la apertura de las puertas que originariamente daban la entrada al templo, la realización del paso de andas y la constitución de una cuadrilla de anderos. Esto supuso, con gran amargura para todos los miembros de la Hermandad, renunciar a que el resto de tallas procesionaran.

Así pues, la Procesión del Silencio la constituyen en la actualidad el paso del Santísimo Cristo de la Fe,imagen titular de la Hermandad, acompañado de Nuestra Señora de los Dolores, propiedad de la Parroquia de El Salvador y San Nicolás, cuyo párroco, D. Ubaldo Moreno, ha sido de vital importancia para nuestra labor. Dicha imagen, gracias a un enorme esfuerzo y con el regocijo y admiración de todos los hermanos, procesiona en un paso de palio portado por mujeres anderas de la Hermandad.

Otro dato a tener en cuenta es que el nombre de Procesión del Silencio tiene por objeto recordar los orígenes de la misma, dado que el cortejo procesional no transcurre en completo silencio; en la actualidad, tanto el paso de palio como el paso del Señor van acompañados de banda de música y agrupación musical, respectivamente.

Fuente: Hermandad del Santísimo Cristo de la Fe

Fotos de Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe

¿Quieres valorar y comentar sobre este lugar?