Iglesia de Santa María la Mayor de Miraflores de la Sierra

    » Cuenca Alta del Manzanares » Sierra de Guadarrama Alto Manzanares » Zona Norte

     

La iglesia de Miraflores se halla en el casco antiguo del pueblo, orientada al Este.

La primera iglesia debió edificarse entre 1419 y 1481. Observando el ábside que se conserva hoy día, con los arbotantes que contienen los muros y la torre redonda, podemos sospechar que el aspecto externo de aquella iglesia debía tener cierta apariencia de castillo o fortaleza. La entrada principal, una portada gótica posiblemente, se encontraba en el mismo lugar que la entrada actual. Se mantiene una parte intacta en el interior, y existen algunos datos sobre ella en los libros de cuentas de la iglesia, conservados en el archivo municipal. Las columnas del crucero están constituídas por ramilletes de aristones sin capiteles, característica del último período del gótico. Las columnas se ordenan en arcos simétricos que sostienen las bóvedas. La nave principal era del mismo estilo y a cada lado de la misma existían dos capillas.

De este siglo XV se conserva una bella pila bautismal del año 1492, labrada por Juan de Cas, al que se pagaron 1000 maravedís por este encargo. La copa mide 0.65 metros de alto por 1.25 metros de diámetro, y base de 30 cm de altura. Elaborada en piedra caliza y adornada por tracería gótica enmarcando flores.

La torre, de planta cuadrada, pertenece al primitivo edificio obrado durante el siglo XV, y es el único elemento que se conserva del mismo. Las obras se empezaron en 1511 siendo los constructores García y Pedro de Guijaba. La torre se tasó en 1512 por Juan Campero (autor de la torre de la iglesia de Guadalix) y Pedro Gumiel (maestro de obras del Cardenal Cisneros). Fue restaurada por Francisco de Badajoz entre 1750 y 1753.

En 1529 se iniciaron las obras del presbiterio y crucero, inspeccionadas por el maestro García de Cubillas y finalizaron sobre 1540.

En el libro de cuentas de la iglesia están anotados los 1553 reales que se pagaron a Bartolomé de la Morena y Francisco Serrano por la obra que se hizo en la capilla de Santa Catalina. Por el mismo concepto se pagaron a Miguel Ramírez 1556 maravedís. La madera de la capilla costó 1380 maravedís, y los gastos de la obra alcanzaron en 1621 los 21558 maravedís.

Marcos de Espinar cobró en el año 1625, 346 reales por dorar el retablo de la capilla de San Agustín. Al siguiente año se avisó a un maestro de obras para que tasase la restauración de la capilla. En el dorado del retablo de la capilla del Señor Santiago, labor encomendada también a Marcos de Espinar, se gastaron más de 20000 maravedís. Pocos años después, en 1637 se realizó la restauración de la capilla, que estaba en malas condiciones.

La última capilla estaba dedicada a Nuestra Señora del Rosario. A ultimos del siglo XVIII se reconstruyó por completo la zona posterior del templo, a partir del crucero.

El cuerpo de las tres naves es del siglo XVIII. La contrata de la obra para la reconstrucción de la iglesia se firmó en 1788. Participaron los maestros de obra Francisco Bermejo, Pedro Torre y Juan Toraiga, por un coste de 90000 reales. El maestro arquitecto Manuel Turrillo trazó los planos de la obra, cuyo precio llegó a los 150000 reales.

El edificio vigente es el fruto de una serie de elementos añadidos: torre, presbiterio y crucero, tres naves, dos pórticos enfocados al norte y sur respectivamente, y una serie de capillas unidas a ambos lados de las naves laterales.

La nave central está cubierta con falsa bóveda de medio cañón con tres lunetos a cada lado adornados con vidrieras. Las naves laterales están envueltas con bóvedas vaídas delimitadas por arcos fajones. Las naves están aisladas por cinco arcos de medio punto, doblados, con un pequeño resalto en la clave, que apoyan encima de pilares cuadrados a los que se unen columnas de estilo dórico del lado de la nave central. El coro está a los pies de la nave central sobre dos columnas dóricas.

Se llega a través de un pórtico de estilo neoclásico colocado en el lado sur, con un paso central en arco de medio punto y dos laterales de diferente nivel. Dos arcos de medio punto fraccionan el interior en tres partes. El pórtico situado en el lado norte es adintelado con columnas dóricas sobre basamento.

Las capillas se encuentran unidas a los laterales. La capilla de San Antonio de Papua está unida al brazo del crucero en el lado de la epístola. Fue esbozada por Fray Sebastián Martínez y se fundó en 1738. Esta capilla se respetó en las obras del siglo XVIII. Se modificó en 1960 siguiendo los modelos barrocos. En este mismo lado se localiza el cuarto donde se custodiaban los caudales de la iglesia. Allí se localiza la escalera de piedra que sube al coro, de 1772, obra de Juan Sanz.

La Capilla de San José, fundada en 1858 por José de Calderón está en el lado del evangelio. Fue inaugurada el día 8 de marzo de 1858.

Durante la guerra civil, el día 10 de agosto de 1936, se derribaron todos los retablos y se incendiaron todas las imágenes y cuadros. La iglesia fue usada como almacén de intendencia. Entre las obras que se perdieron estaba el retablo del altar mayor, una obra que se solicitó especialmente para la iglesia de Porquerizas. En el basamento, en bajorelieve, había varias figuras que simbolizaban las virtudes teologales y cardinales y varios apóstoles. Sobre el basamento se alzaban cuatro cuerpos.

Este retablo fue construído entre 1557 y 1558 por Diego de Velasco de Ávila. La pintura y el dorado del retablo se pidió a Jerónimo Rodríguez y se creó entre los años 1563 y 1566. El retablo existente en la actualidad es una copia casi perfecta del que acabamos de describir.

Fuente: Ayuntamiento Miraflores de la Sierra

Fotos de Iglesia de Santa María la Mayor de Miraflores de la Sierra

Visita Virtual de Iglesia de Santa María la Mayor de Miraflores de la Sierra


Visita 360º Iglesia de Santa María la Mayor de Miraflores de la Sierra

¿Quieres valorar y comentar sobre este lugar?