Palacio Real de Madrid

    » Camino de Santiago » Madrid Capital » Ruta de los Palacios y Monasterios » Ruta de los Puentes

     

El Palacio Real de Madrid se alza en un promontorio al oeste de la ciudad, sobre el río Manzanares. Su magnífico emplazamiento con vistas a la sierra de Guadarrama indujo a Mohammed I a elegirlo para construir una ciudadela en el siglo IX. El palacio era de una de las fortalezas limítrofes de la región que protegían la importante ciudad de Toledo, al sur de Madrid.

Aunque, tras la conquista cristiana, a finales del siglo XI, los reyes de España habitaron durante siglos los Reales Sitios mucho más que el Palacio Real (El Pardo, el Palacio de Aranjuez, el Monasterio de El Escorial, el Sitio del Buen Retiro y la Granja de San Ildefonso, constituyeron en cada momento verdaderas residencias reales donde los monarcas permanecían largas temporadas), y pasaban en realidad poco tiempo en el palacio de la Villa, esta fortaleza, conocida como el Alcázar, fue aprovechada por todos los monarcas españoles desde la Edad Media. Cada uno reconstruyó y amplió el enorme e inhóspito edificio, intentando adaptarlo a un auténtico palacio regio. Y construyeron sus primeras iglesias en los alrededores, muchas veces sobre antiguas mezquitas.

En el siglo XVII la familia real aún habitaba el destartalado Alcázar, que fue arrasado por un incendio en el siglo XVIII. Esto dio pie al rey Felipe V para construir un nuevo palacio cuyo estilo acusó la influencia de los gustos adquiridos por el monarca durante su infancia en Versalles, y por los deseos de su enérgica esposa italiana, Isabel de Farnesio. No se terminó hasta 1764, al acceder al trono su hijo Carlos III. Los monarcas posteriores de la casa de Borbón completaron la decoración del palacio y sus grandes colecciones artísticas, hasta hacer de él la espléndida residencia actual.

Con una altura de siete plantas y dos sótanos, el Palacio Real se articula en torno a un gran patio cuadrado con galerías a los cuatro costados. De estilo barroco tardío clasicista, según lo proyectado por el italiano Filippo Juvarra, que proyectó un palacio dos veces mayor que el de Versalles, aunque murió antes de plasmarlo en los planos. El proyecto también fue muy inspirado por el gran artista también italiano Bernini. Después, Giovanni Battista Sacchetti lo modificó con aportaciones de Ventura Rodríguez y Francesco Sabatini.

Según los deseos de Felipe V, y para reducir el riesgo de incendios, se empleó en su construcción piedra blanca caliza de Colmenar y granito de la Sierra de Guadarrama, así como mármol en los relieves y detalles.

En su interior hay 2.800 estancias llenas de material gráfico y ornamentación, 16 de las cuales están abiertas al público. Son de destacar:

— La escalera principal, ejecutada por Sabatini en mármol.

— El salón de Guardias, con un techo decorado por Tiépolo.

— El salón de las Columnas, con una bella bóveda ejecutada por Giaquinto.

— El salón de Gasparini, de estilo rococó muy recargado de estucos chinos.

— El salón de Carlos III, donde murió este monarca, presenta abundante decoración de muebles, relojes y porcelanas de Sèvres y del Buen Retiro, protegidas por una bóveda de Vicente López.

— La sala de las Porcelanas, con numerosas placas de estilo rococó trabajadas en la fábrica del Buen Retiro.

— El comedor de Gala, cuyas bóvedas muestran pinturas de Mengs, Bayeu y González Velázquez.

— La habitación de la reina María Cristina, con bellos tapices de la Real Fábrica de Madrid, porcelanas y relojes.

— El salón de los Espejos, decorado con panes de oro por los hermanos Brilli.

— Las habitaciones del Alfonso XIII que se conservan igual que las dejó el rey al emprender su exilio en Roma.

— El salón del Trono, de la época de Carlos III, tapizado en rojo, que alberga una excelente lámpara de La Granja y pinturas murales de Tiépolo.

— La Real Armería conserva algunas piezas de interés que pertenecieron a los Reyes Católicos, Carlos I, Felipe II.

— La Farmacia Real, fundada en 1594,que acoge una destilería y un laboratorio de alquimia reconstruidos según los existentes en El Escorial. Hay tarros de cerámica de Talavera, alambiques de cobre y morteros. Se conservan enormes libros con los tratamientos que les fueron prescritos a los miembros de la familia real y baúles de cuero con los medicamentos que les acompañaban siempre que salían de viaje, etc.

A finales del siglo XIX se crearon, junto al Palacio, unos hermosos jardines el Campo del Moro y los jardines de Sabatini , cuya obra culminó en la década de 1930.

Fotos de Palacio Real de Madrid

Visita Virtual de Palacio Real de Madrid


Visita 360º Palacio Real de Madrid (1)


Visita 360º Palacio Real de Madrid (2)

¿Quieres valorar y comentar sobre este lugar?