Mirador de los Poetas

    » Camino de la Lengua » Cuenca del Guadarrama » Ruta de los Puentes » Sierra de Guadarrama Alto Manzanares » Zona Noroeste

El Mirador de los Poetas está situado en Cercedilla, en el Valle de la Fuenfría. Estos Miradores están dedicados a los poetas Vicente Aleixandre y Luis Rosales.

Vicente Aleixandre recibió el Premio Nóbel en 1977, era vecino del bello municipio madrileño de Miraflores de la Sierra. Un año después de su muerte en 1984, dos ilustres guadarramistas decidieron aunar esfuerzos para levantar un monumento a la memoria del poeta. Juan Vielva, actual director del Parque Natural de Peñalara, por un lado; Antonio Sáenz de Miera, a la sazón presidente de la Asociación Cultural Cercedilla, por el otro.

El monumento fue construido en 1985, un año más tarde se erigió un segundo mirador a la memoria de Luís Rosales, otro poeta que se intaló en Cercedilla en 1961.

Desde el Puente del Descalzo sale a la derecha una pista de tierra que se la conoce como "Camino Agromán", debemos seguir este camino y cruzar los arroyos de la Navazuela y los Acebos hasta el final de la pista. A la izquierda veremos un camino señalado con marcas de color naranja, "Vereda de En Medio". Esta vereda se une la pista conocida como "Carretera de la República", siguiendo esta pista a la derecha llegaramoes al Mirador del Poeta Vicente Aleixandre.

Podremos contemplar unas magníficas vistas de todo el Valle de la Fuenfría, Siete Picos, Bola del Mundo, Maliciosa, Abantos y todo el Valle de Guadarrama con el pueblo de Cercedilla.

Ruta:

  • Camino sin dificultades
  • Tiempo: unas 2 horas
  • Distancia: 8 kilómetros aproximádamente

Poemas

Sobre esta cima solitaria os miro
campos que nunca volveréis por mis ojos
Piedra de sol inmensa, eterno mundo
y el ruiseñor tan débil que en su borde lo hechiza.

Vicente Aleixandre

El Pozo Ciego

Bien sé que la tristeza no es cristiana,
que ayer siempre es domingo y que te has ido,
ahora debo reunir cuanto he perdido,
nieve niña eras tú nieve temprana

jugando con el sol de la mañana, nieve, Señor,
y por la nieve herido vuelve a sentir mi sangre su latido,
su pozo ciego de esperanza humana.

¿No era la voz del trigo mi locura?
Ya estoy solo, Señor,
y ahora quisiera ser de nieve también y amanecerte;

hombre de llanto y de tiniebla oscura
que espera su deshielo en primavera
y esta locura exacta de la muerte.

Luis Rosales

Fotos de Mirador de los Poetas

¿Quieres valorar y comentar sobre este lugar?