Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Navalagamella

    » Sierra Oeste » Zona Suroeste

     

La Iglesia parroquial de Navalagamella data de finales del siglo XV, primera mitad del siglo XVI, Consagrada a Nuestra Señora de la Estrella, presenta la orientación canónica, con la cabecera dirigida a oriente y el testero frontal a occidente.

Destacan los siguientes elementos:

— El edificio presenta una sola nave con planta de salón, rematada con una cabecera poligonal con la sacristía en el costado de la epístola y una sola torre adosada a la izquierda de la fachada frontal en el lado del evangelio.

La construcción está realizada con muros de sillarejo y mampostería concertada y rejuntada, con despieces de sillería en los recercados de puertas y ventanas, así como en los contrafuertes escalonados de refuerzo, los dos cuerpos superiores de la torre y la cabecera ochavada con su sacristía. Las cubiertas están realizadas con una estructura formada por cuchillos de madera con un entramado de correas y parecillos revestidos de tablazón y teja cerámica curva, excluido el chapitel de la torre, que presenta pináculos de plomo y está forrado de pizarra.

Exteriormente se compone de un cuerpo principal dividido en sectores desiguales por los contrafuertes citados y recorrido en toda su longitud por dos cornisas corridas.

— A este volumen se adosan la sacristía, la torre y un pórtico protector sobre la puerta de mediodía entre los contrafuertes que señalan el segundo tramo de la nave. El interior está dividido en cuatro tramos cuadrangulares, a los que hay que sumar la cabecera ochavada.

— La capilla mayor se señala mediante un arco toral apoyado sobre semipilastras laterales de orden toscano con sección rectangular, cerrándose con una bellísima bóveda estrellada, iluminada mediante tres ventanas iguales.

— El Retablo Mayor está formado por un banco o predela dividido en tres calles mediante pedestales que enmarcan recuadros resaltados, sobre los que se levantan pilastras toscanas con su entablamento que dividen el cuerpo principal en tres calles: dos mas estrechas a los lados, con hornacinas aveneradas de medio punto ocupadas por sendas imágenes barrocas de San Francisco y Santo Domingo y una central de mayor tamaño, con otra hornacina con la imagen de Nuestra Señora de la Estrella sobre el tabernáculo del Sagrario. En eje con esta última se sitúa el cuerpo de ático, formado por un recuadro con un crucifijo enmarcado por dos pilastras jónicas con su entablamento, coronadas por un frontón triangular con la imagen del Padre Eterno bendiciendo.

— El Púlpito, adosado a una de las semipilastras del lado de la epístola. Consiste en un cuerpo octogonal de granito, cuyos planos se decoran con semipilastras toscanas sobre un alto basamento, que enmarcan alternativamente hornacinas rehundidas de medio punto coronadas por tarjetones y recuadros resaltados; apoyándose todo el conjunto sobre un cuerpo piramidal invertido, sostenido sobre cuatro ménsulas en S que nacen de una columna toscana con el fuste acanalado.

— La sacristía; a un costado de este retablo se abre una puerta rematada por un arco de medio punto que da paso a la sacristía, ésta se cubre mediante dos bóvedas de crucería desiguales: una cuadrada y otra rectangular, apoyadas sobre ménsulas voladas semicilíndricas, iluminándose mediante dos ventanas que se abren descentradas en los paños meridional y oriental respectivamente.

El edificio comenzó a construirse por los pies, solución inusual que hace suponer la existencia de un templo anterior que se quiso preservar como lugar de culto hasta que la nueva obra pudiese sustituirlo. Aunque no se conservan datos concretos sobre el comienzo de las obras, diversos autores la sitúan muy a finales del siglo XV, cuando se construirían los tres primeros tramos de la nave, cubiertos por las complejas bóvedas de crucería con terceletes características del gótico tardío. Poco después se realizaría el cuerpo bajo la torre que se come parte de la bóveda de los pies y el coro elevado ya adaptado a la presencia de aquella, presenta decoraciones platerescas como volutas y cabezas de querubes. El actual tramo de crucero, que solo se distingue por sus arcos fajones redondeados y su mayor profundidad, sería ya del reinado de los Reyes Católicos o incluso posterior y debió concebirse en un principio a modo de capilla mayor. Sin embargo, quizá a causa del crecimiento de la población documentado durante el siglo XVI se decidió posteriormente construir una nueva cabecera para ampliar la capacidad de la iglesia, un trabajo que fue encargado en 1541 por el Concejo de la Villa al maestro Juan Francés. El campanario de la torre es considerando de estilo herreriano escurialense.

Actualmente es uno de los templos mas destacados de la Comarca digno de visitar por su arquitectura, por su majestuosidad y por su belleza.

Fuente: Ayuntamiento de Navalagamella

Fotos de Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Navalagamella

Visita Virtual de Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Navalagamella


Visita 360º Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Navalagamella (1)


Visita 360º Iglesia de Nuestra Señora de la Estrella de Navalagamella (2)

¿Quieres valorar y comentar sobre este lugar?