CEPA Sierra de Guadarrama

    » Cuenca del Guadarrama » Sierra de Guadarrama Alto Manzanares » Zona Norte

El C.E.P.A. “Sierra de Guadarrama” comenzó su funcionamiento en el curso 2003-2004, pero sus orígenes se remontan bastante más atrás. Al principio, cada población que hoy compone el centro funcionaba de forma independiente, con profesorado local y actuaciones dependientes exclusivamente de los Ayuntamientos, que desarrollaban dinámicas propias de trabajo sin contacto con las demás. Poco después, el C.E.P.A. “El Pontón” de Collado Villalba se ocupó de la E.P.A. en todas las poblaciones de la sierra noroeste y uno o dos viernes al mes el profesorado local de cada actuación debía acudir al Centro para poder tener sesiones de coordinación, seminarios, etc. Sin embargo, la enorme extensión de la comarca dependiente de “El Pontón”, así como la diferencia entre sus localidades hacía que el grado de coordinación entre ellas fuese muy débil, de manera que cada actuación (cada aula local) seguía mayoritariamente con sus prácticas independientes tanto desde el punto de vista pedagógico como incluso administrativo.

Por ello, desde que en el curso 2003-2004 se formó el C.E.P.A. “Sierra de Guadarrama”, la labor más importante que ha habido que llevar a cabo ha sido la de lograr unificar prácticas, crear efectivos mecanismos de coordinación y participación, y, en suma, formar una auténtica comunidad educativa comarcal.

Entorno geográfico y social


El C.E.P.A. “Sierra de Guadarrama” es un centro de educación de personas adultas de tipo comarcal, esto es, que posee aulas en diversas localidades (denominadas actuaciones), en este caso, Becerril de la Sierra, El Boalo-Cerceda-Matalpino (tres centros urbanos con un solo ayuntamiento), Cercedilla, Collado Mediano, Guadarrama, Los Molinos y Navacerrada, las cuales se rigen por convenios firmados entre los Ayuntamientos y la Comunidad de Madrid. Su primera característica es, pues, la gran extensión de su ámbito de actuación, que abarca un amplísimo territorio, de montaña, y con escasos medios de transporte. Esta distribución espacial y geográfica hace del C.E.P.A. “Sierra de Guadarrama” un centro con características muy particulares.

La cabecera del Centro se encuentra en Collado Mediano, localidad ubicada en la parte Noroeste de la provincia de Madrid, a unos 45 Km. de la capital, entre las elevaciones que constituyen el descenso progresivo de la línea principal de las cumbres de la Sierra del Guadarrama y la alineación de la Sierra de Hoyo. En ella están situadas las oficinas del Centro, así como el aula de informática, pero, independientemente de esto, no se trata de la población más importante en cuanto a número de alumnos e instalaciones. Su mayor ventaja como cabecera del Centro es la de estar situada en una posición central dentro de la extensa comarca que abarca este C.E.P.A.

La comarca en la que se sitúa el C.E.P.A. “Sierra de Guadarrama” –ver mapa– es una comarca en plena transformación económica, social y cultural. Hace no muchos años, cada una de las localidades de ella eran pequeños pueblos autónomos, con pocos habitantes, formados por poblaciones locales altamente endógenas y que sólo cambiaban en las épocas del año de turismo. Se vivía de una actividad eminentemente ganadera, con la imprescindible aportación de los servicios turísticos necesarios para acoger a la población madrileña que tenía en ellos su segunda residencia, y al turismo en general.

En los últimos diez o quince años ha habido un gran cambio económico: la población de cada localidad ha aumentado mucho, empezando a difundirse un modelo de localidad-dormitorio en el que gran parte de la población trabaja en Madrid, aunque continúa siendo muy importante la segunda residencia; se produce un aumento del desarrollo urbanístico, con el que la construcción se convierte en la actividad económica predominante, en detrimento de la ganadería y otros oficios tradicionales; se amplía la cantidad de servicios, debido a las necesidades de los nuevos residentes, y empiezan a aparecer nuevos establecimientos, como los centros comerciales, polígonos industriales y de servicios etc.; también comienzan, aunque muy incipiente, nuevas actividades económicas deslocalizadas (servicios informáticos, de diseño, etc.).

Este aumento y cambio en la actividad económica produce algunas transformaciones sociales importantes: el establecimiento en la comarca de una clase media (trabajadores con una remuneración digna, pequeños empresarios) ajena a la tradición cultural y social de la zona y que, en muchos casos, no se siente partícipe de la vida social en ella; el enorme aumento de la inmigración extranjera, en lo que constituye probablemente el cambio social más importante, y el reto más difícil; la difusión de trabajo de poca calidad, precario, mal remunerado y vitalmente insatisfactorio, generalmente en el sector servicios, que hace que los jóvenes mejor preparados tengan que salir de la comarca, pero que al mismo tiempo permite una falsa sensación de dinamismo económico; un aumento también muy importante de los servicios del Estado en la comarca, en forma de servicios sociales, sanitarios, educativos, etc., con los correspondientes funcionarios que ello conlleva; etc.

Desde el punto de vista cultural, el cambio no ha sido menor, aunque dada la lentitud de los procesos culturales debe pasar aún algún tiempo para que podamos ver conformada una cultura común a la comarca. En este sentido, es incipiente el nacimiento de una conciencia comarcal, dificultada por la escasez de medios de transporte y la continuidad de prácticas centradas exclusivamente en lo local, por un lado, y, por otro, por la unificación cultural que el mercado-mundo produce en las culturas regionales. En favor de esta conciencia comarcal, funcionan instituciones como la Mancomunidad de Servicios Sociales, que abarca a seis de las siete localidades del ámbito de actuación del C.E.P.A (menos El Boalo-Cerceda-Matalpino), y pensamos que el propio C.E.P.A. debe contribuir a ella. Para esto, es necesario una constante colaboración entre instituciones sociales y educativas, que deben esforzarse también para que esa conformación cultural de la comarca se enriquezca con las aportaciones culturales de los nuevos habitantes, tanto los llegados desde Madrid u otras urbes, como los que vienen desde el extranjero de culturas más diferentes.

Fotos de CEPA Sierra de Guadarrama

¿Quieres valorar y comentar sobre este lugar?