Viajar es una de las mejores cosas que podemos hacer con nuestro tiempo libre. Desgraciadamente no es posible viajar en cualquier momento y a cualquier lugar. Hay dos elementos muy importantes que van a marcar nuestra capacidad para poder salir a conocer el mundo: el tiempo y el dinero.

Si no dispones de tiempo, no podrás viajar. Dependiendo del destino, necesitarás más o menos tiempo. Si una persona vive en Madrid, le bastará con un día para viajar y conocer, por ejemplo, Segovia. Pero si ese mismo madrileño quiere viajar a Australia, necesitará disponer de mucho más tiempo.

El dinero es el otro gran condicionante. Viajar requiere dinero. En primer lugar, hay que comprar los pasajes. Luego, hay que pagar alojamiento, manutención… una serie de gastos que son ineludibles. Por suerte, hay maneras para viajar por muy poco dinero.

Desplazamiento

El desplazamiento será lo que más dinero te cueste, sobre todo si lo que quieres es viajar al extranjero. Para salir de España la vía más rápida es el avión, que suele costar un buen pico. Aun así, hay maneras de abaratar el coste de los vuelos, pero suele ser a costa de la otra variable: el tiempo.

Los viernes y los domingos los vuelos suelen ser más caros. Si tienes la posibilidad de volar entre semana encontrarás vuelos mucho más baratos. Para buscar, algunas webs ofrecen un calendario mensual con el mejor precio de cada día, esto hará que la búsqueda sea mucho más rápida.

Si solo tienes disponibles unas fechas concretas, la mejor opción para abaratar costes es coger vuelos con escalas, tendrás que esperar más, pero el precio será menor. Otra opción es madrugar. Hay muchos vuelos a buen precio que salen a las 6 o a las 7 de la mañana. Lo bueno es que, si el destino es europeo, llegarás pronto y tendrás tiempo para aprovechar el día.

El tren es un medio de transporte rápido y suele tener precios competitivos. Es una buena opción para desplazarte dentro de los países de destino, aunque el autobús es la forma más barata de moverte, pero, como era de esperar, es más lento y, nuevamente estarás sacrificando tiempo.

Alojamiento

Para el alojamiento no suele haber muchos problemas. Allá donde vayas habrá un hostal en el que pasar la noche y donde conocer a mucha gente interesante. Dormir en una habitación compartida será mucho más barato.

También hay opciones de alojamiento gratuito. La primera de ellas, alojarte en casa de un amigo. Visitar a amigos es la forma más barata de viajar. Couchsurfing, Friend Theory… hay varias plataformas que ofrecen alojamiento gratuito.

Viajar en tren nocturno te ahorrará una noche de hostal. Si tu vuelo sale muy temprano, duerme en el aeropuerto. Te estarás ahorrando no solo la noche de hotel, sino, también, tener que pagar un taxi de madrugada hasta el aeropuerto.

Alimentación

Olvídate de los restaurantes y los bares. El supermercado y los bocadillos serán los grandes aliados de tu economía. Los días señalados podrás permitirte un menú o una opción similar a buen precio.

Planificación

Si planeas el viaje y no improvisas, podrás visitar los museos los días en los que la entrada es gratuita, conocerás los descuentos de las actividades que más te interesen o podrás comprar vuelos más baratos.